Haciena San Miguel

El Monte


Los montinos tienen la certeza de la existencia de un túnel que unía al convento de los Franciscanos en la Plaza de El Monte con la casa de los Carrera en la Fundo San Miguel, pues algunas familias más antiguas de la zona cuentan no sólo que lo vieron, sino que estuvieron allí, jugaron y hallaron restos de municiones y pedazos de uniformes patriotas.


De existir, tendría cerca de un kilómetro de largo y más de tres metros de profundidad y recorrería las construcciones que circundan el centro cívico de la comuna desde la conquista. Su tamaño habría permitido que se pudiera cabalgar en su interior. La leyenda también cuenta que fue el lugar donde se ocultó José Miguel Carrera luego del Desastre de Rancagua. Pero no sólo eso, también habría sido guarida de varias de las correrías revolucionarias de Manuel Rodríguez, amigo de juventud de los hermanos.


Un pequeño sacado de tierra en el subterráneo de la parroquia -antiguo almacén de los franciscanos- indica el sitio donde más probablemente se encuentre la boca del túnel, otro orificio en la Hacienda de los Carrera podría ser la otra boca del famoso túnel.